miércoles, 31 de julio de 2013

Claustrofilia




Buscas mi caricia y temes mi castigo. Nunca cuestionas mis órdenes. Te sientes seguro cuando estoy presente y tiemblas de miedo cuando no me ves. Crees que soy lo mejor que puedes tener. Me pides sólamente lo que te he hecho creer que mereces. Saltas si te digo que saltes y miras para otro lado cuando quiero que lo hagas. 

Pasas por los sitios por los que yo quiero que pases. 

Te detienes cuando te digo que te detengas y continúas cuando te doy permiso.

Y lo cierto es que envidio la suerte que tienes.

La envidio, porque al menos tu correa es visible.




Fotografía: David Rodríguez
Texto: Miguel Ángel Agulló

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario