miércoles, 24 de julio de 2013

Dos momentos neuróticos
























El primero se da cuando se evitan sistemáticamente las situaciones que provocan incomodidad, dolor o conflicto. En este momento uno se guía por lo que no quiere y depende continuamente de factores externos que decidirán por nosotros hacia dónde no dirigirnos, precipitándonos por el cómodo camino del corto plazo que nunca lleva hacia donde se quiere ir.

El segundo momento llega cuando se han tomado algunas decisiones difíciles y la fase anterior ha quedado atrás, lo que puede generar tanta autoconfianza que se acaba confundiendo con autosuficiencia, llegando a creer que uno ya no tiene nada que aprender de nadie.




Fotografía: David Rodríguez
Texto: Miguel Ángel Agulló



.

2 comentarios:

  1. Qué fácil y qué bien lo explicas todo y cómo casa con la foto.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno, Miguel! cuando tu lo plasmas en el papel
    ... parece tan fácil, que no sé por qué las personas a medida que va creciendo su inestabilidad emocional, su imposibilidad de discernir, empatizar, y "honestizar" su comportamiento, más autosuficientes se sienten... y más desagradables se muestran...
    con la consecuencia inevitable de generar más toxicidad en el ambiente...
    Buenísima la foto también David

    ResponderEliminar