miércoles, 25 de diciembre de 2013

Sobre la construcción de la realidad



Cuando estoy estudiando, suelo señalar con rotulador fluorescente lo que considero que es más importante para que resalte sobre el resto y mi atención se dirija intuitivamente a esa parte del folio nada más mirarlo.

Me ocurre a veces que, al no tener un criterio claro sobre qué es lo más importante, acabo subrayando la mayor parte del texto en las sucesivas lecturas.

Es entonces, al estar casi todo subrayado, cuando empiezo a darme cuenta de que la parte que ahora llama mi atención es, paradójicamente, la que está sin fluorescente, porque es la que más destaca sobre la nueva normalidad. A partir de ese momento, empiezo a dejar de subrayar sólamente lo que considero que es más importante.


Cuando sucede esto, me viene a la cabeza algo que Andy Warhol escribió hace unos años...

Cuando estás en Suecia y ves una y otra y otra persona hermosa hasta que finalmente ya ni te giras para mirar porque sabes que la próxima que encuentres será tan hermosa como aquella por la que no te molestaste en girarte para mirar, cuando estás en un lugar así puedes llegar a aburrirte tanto que cuando ves a una persona que no es hermosa, te parece muy hermosa porque rompe con la hermosa monotonía (1981).






Fotografía: David Rodríguez
Texto: Miguel Ángel Agulló

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario