miércoles, 5 de noviembre de 2014

Algunos hombres buenos

Pobres hombres buenos,
Pobres trozos de pan,
Pobres hombres que de buenos son tontos,
Pobres porque para su desgracia están bien valorados,
Porque al hombre no se le presupone bueno,
Y es un mérito serlo tanto.

Pero es una bondad perversa,
Que ve como algo deseable no haber hecho nunca daño a nadie,
No haber decepcionado nunca a nadie,
No haber dicho nunca "no" a nada,
No haber opinado nunca en voz alta nada diferente a los demás.

Porque acaban guardando silencio,
Porque siempre se puede contar con ellos,
Porque todo les parece bien.

Y se dejan llevar,
Y sufren la angustia de no poder decidir,
Y se hacen daño a sí mismos por evitar hacerlo a otros,
Y acaban cumpliendo un doloroso y anulador guión.

Seducidos por los aplausos que presencian su sacrificio.






Fotografía: David Rodríguez.
Texto: Miguel Ángel Agulló.

.

2 comentarios: