miércoles, 11 de marzo de 2015

Las moscas

Al poco de abrir la ventana,
Comenzaron a entrar una a una,
Reuniéndose en el centro del salón,
Volando en círculos,
Chocando unas con otras.
Después cerré la ventana y me marché.

Al volver al día siguiente,
Las encontré muertas en el suelo,
Pero no en el centro,
Donde giraban torpemente.
Estaban pegadas al cristal,
A los pies de la ventana.

Habían pasado sus últimas horas golpeándose contra ese muro invisible,
Ansiando volver a casa, a lo conocido,
Justo en el instante en que dejó de existir la posibilidad.





Fotografía: David Rodríguez
Texto: Miguel Ángel Agulló

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario